¿Cuentacuentos? ¿Narración oral? ¿Storytelling? ¿cuenteros?... espectáculos, sanación, memoria, diversión... Deseas saber más este arte, pero no tienes tiempo para un taller de proceso... INSCRÍBETE en esta ÚNICA sesión de una mañana, donde entre juegos y palabras podrás conocer los diversos caminos de las palabras!.

Más Info: https://goo.gl/L9cKlO
Fecha única: Sábado 16 de abril
Horario: 9 a.m. - 1 p.m. (4 horas intensivas y vivenciales) 
-----------------------------------------------------------------------------------
Donde: Casa Siamo - Calle Alberto Alexander 2630 - Lince (Continuación de Calle Los Laureles)
Ref.: Entre las cdras. 14 y 15 de Javier Prado Oeste
----------------------------------------------------------------------------
----------
COSTO:
General: S/. 150 
Hasta el 31 de marzo: S/. 110
Hasta el 8 de abril: S/. 125
------------------------------------------------------------------------------------
INSCRIPCIÓN:
A la cuenta corriente Banco de Crédito del Perú
- Nombre del titular: Asociación Cultural WASI
- Número de cuenta soles: 192 - 2118846 - 0 - 83
- Código interbancario: 00219200211884608332
- Número de RUC: 20545744440
(en caso de requerir factura no incluye i.g.v.)

Remitir el voucher a escueladelaspalabras@gmail.com y solicitar confirmación
Info: https://goo.gl/L9cKlO

2015 (Oct.-Nov.): Wayqui | Agenda MÉXICO sin agenda ;)

En MÉXICO por un mes! Llegaré a Xalapa para un gran Festival Internacional de cuentería, compartiendo con maravillosos colegas, llevó historias narradas de todo el mundo, sobre todo, peruanas!
Luego, por andar atendiendo mi festival (TPT) no pude ver mucho mi agenda jeje, así que tengo en mayor parte el calendario "sin agenda y sin mapa"
Si sabes donde se pueda compartir historias, escuchar, aprender, conocer... mil gracias daré... :D todo esta bien, todo es un presente y en este camino, la única maestra es la vida.
E-mail: wayquicuentos@gmail.com
TELÉFONO EN MÉXICO: (00 521) 55 2428 4265 
Whatsapp: 0051 994721661
Skype: wayqui.pe
www.facebook.com/WayquiPeru

Nos vemos en el camino:

"Un nómada sin rumbo la energía negativa yo la derrumbo
Con mis pezuñas de cordero me propuse recorrer el continente entero Sin brújula, sin tiempo, sin agenda... inspirado por las leyendas Con historias empaquetadas en lata, con los cuentos que la luna relata aprendí a caminar sin mapa... A irme de caminata sin comodidades, sin lujo... protegido por los santos y los brujos... Aprendí a escribir carbonerías en mi libreta y con un mismo idioma sacudir todo el planeta..."
Pa´l Norte - Calle 13


muchas gracias por todo y nos vemos en el camino :D


Puro Cuento – Encuentro Internacional de Narración Oral en Lima, PERÚ

Puro Cuento – Encuentro Internacional de Narración Oral. 
Lima, 8-13 de junio, 2015

Hoy en breves minutos, en Lima – Perú se inicia la cuarta edición de Puro Cuento, Encuentro de Narración Oral que se realiza anualmente y que ha ido creciendo gracias a la fuerza y tenacidad de su directora, la cuentera y actriz: Yenifer Díaz, quien ha sabido juntar diversas energías para hacer realidad este proyecto. 

Este trabajo anual y constante se ve reflejado en el desarrollo de una propuesta y una programación cada vez más madura (sin desmerecer las ediciones anteriores), esto es simplemente el fruto de un gran trabajo y el resultado de un aprendizaje sobre el camino andado. 

Lo dice en su propia página: “En esta cuarta edición un lema nos acompaña: “Uniendo Latinoamérica a través de sus historias”, pues este Encuentro Internacional de Narración Oral “Puro cuento” crece en invitados y en expectativas…” 

De esta forma este año el Puro Cuento deja una valla un poco más alta en varios aspectos a tomar en cuenta por eventos similares que se realizan en Lima y/o en otras regiones del Perú. Reconocer y tomar en cuenta esto es contribuir a una sana competencia. Creo que el competir no es malo, siempre que esto sirva para generar y reforzar procesos de crecimiento propios y colectivos en donde todos aprendamos y compartamos.










En estos enlaces puedes conocer su programación a detalle: 

Desde mi muy personal sentir, ojala aparezcan más Festivales y/o Encuentros que se tomen en serio (desde la idea hasta la acción) el papel, el nombre y rol que asumen al ser parte del natural desarrollo de la cuentería en Lima y en Perú. Ojala que surjan más espacios que sepan y puedan llevar adelante una propuesta de programación seria (en Lima puedo recordar algunos así: La Noche del Cuento, La Feria del Libro de Amazonas, El Solar de las Palabras, La Casa de la Literatura y el Hablapalabra (son los que recuerdo y/o he podido asistir, si saben de alguno más, comenten). Ojala más cuenteros y/o grupos encuentren el momento justo y el tiempo adecuado para brindar cursos y/o talleres, no con un afán de generar una fábrica de cuenteros, sino más para poder compartir este arte. Ojala se compartan más estas noticias y eventos entre todos, ya que creo que los involucrados (cuenteros, programadores, artistas, público, editoriales, espacios, etc.) todos estamos en un mismo barco, si a uno le va bien, a todos les irá bien, y del mismo modo, si a uno le va mal, a todos les ira mal. 

Que vengan buenos tiempos, de continuidad y comunidad, donde todos se reconozcan para poder hablar abiertamente tanto para animar los aciertos como para criticar objetivamente los errores, así de esta forma todos aprender. Reconocer nuestro pasado común, para crecer en este presente y darnos cuenta que el futuro es también un destino común. 

Wayqui,
Escrito en Pontevedra, ESPAÑA
2015.06.09

Contar en la calle... con intérprete! 
Una experiencia más de aprendizaje en el oficio de contar. 
2015.05.31 – Koln, DEUTSCHLAND (Alemania)

Ya he contado antes en calles (Colombia, Cuba, Ecuador, España y Perú), pero esta es la primera vez que lo haría para un público de otro idioma, en este caso fue en ALEMANIA, país al que fui invitado para  participar de un evento anual: “Tag des Guten Lebens” (El "Día del Buen Vivir) en el que un domingo se cierra una avenida principal (y algunas calles) para que la ciudadanía transite y disfrute de un sin fin de actividad y sin usar automoviles! Es un evento realmente grande. 

En este cúmulo de actividades (comida gratis, músicos, bailarines, etc.) me tocaba contar varias veces entre las 11 a.m. hasta las 7 p.m. todo un reto. Instalamos una carpa para invitar a que entre el público de turno pero luego de más de una hora, no entró nadie (lo admito) parecía que esta idea iba a ser un fracaso; pero por mi terquedad wanka y los ánimos e ideas de Silvia (compatriota peruana) haría que buscáramos más caminos. 

Marqué con tiza el espacio escénico en plena avenida (recordado al maestro mimo Acuña) y comencé a convocar al público a viva voz (en español) con mi intérprete de apoyo, mi gran amiga y socia Elke…. al principio no fue fácil… una que otra persona se detenían a lo lejos y de estas a penas alguna se acercaba, así las historias iban surgiendo de uno a uno… o menos :o) . Probamos otro camino: dentro del círculo marcado nos sentamos (con mi intérprete al lado) y dejamos de convocar para pasar directamente a contar al viento, sin público. Así pasó todo un cuento enteró y sentí la terrible sensación de que la ciudad no se detenía ni para escucharme un segundo, pero seguimos con otro cuento y… funcionó! Parece que al ver a ese peruano que contaba en español, algunos alemanes se comenzaron a acercar, y uno se sentó, luego otro y se formó un primer grupo de cerca de 10 personas. Fue maravilloso, las historias que se escuchaban en dos ritmos, a dos tiempos, en dos idiomas, poco a poco comenzaron a fluir y las palabras iban creando imágenes. Luego de este primer grupo repetimos la dinámica y funcionó nuevamente. En esta ocasión no fue el invitar a viva voz al público lo que los captó, sino el mostrarles tranquilamente la dinámica lo que captó su atención. 















Lo bello de viajar es que nos permite los reencuentros. 
En la tarde me reencontré con Beca. La historia con ella es más que especial, ella asistió a la presentación que hice el año pasado (2014) en el Museo Antropológico de Köln, me esperó a la salida y conversamos porque ella pensaba ir a Perú y así fue, a los meses ella no solo estaba en Perú sino que además se inscribió en curso de la Escuela de las Palabras, dictado por François Vallaeys. Luego, también en Lima ella contaría su primer cuento en público y además en español. Ahora luego de casi un año nos volvíamos a encontrar en Köln para esta vez los dos contar juntos y en plena calle, Éramos comunidad!!! Con Beca probamos que me intérprete y fue más que genial, fue un gran dúo el que formamos, generamos una dinámica tan buena que logramos que un grupo muy grande de público (sin exagerar más de 30 personas) se acercarán a escuchar atentamente en ese mar de actividades. 
















Hay cosas que se pierden, pero también que se ganan. 
Como siempre he sentido, contar con intérprete es una experiencia muy especial y diferente a la de contar solo. A veces cuando comento esta dinámica lo primero que escucho son “peros” u objeciones que vienen desde el razonamiento puro, desde la cabeza y el pensar de los interlocutores de turno: frases como “no es lo mismo” o “seguro se pierden muchas cosas” son las más frecuentes. De hecho que en esta opción (como en todo en la vida) hay cosas que se pierden, pero también muchas que se ganan. Siempre tengo la idea de no detenerme a pensar en lo que se pierde, y al experimentar esta forma de narrar tantas veces en varios países (Alemania, Bélgica Francia, Italia e Irán) he descubierto que se ganan muchas otras cosas y sensaciones, únicas en esta dinámica.

Ahora sumado esta práctica a la de contar en plena calle, es toda una nueva experiencia que me demuestra que uno sigue siendo aprendiz en el largo camino de practicar el oficio de contar historias. Es toda una oportunidad el poder contar en un país donde se habla otro idioma al tuyo, es un reto muy emocionante… las emociones siguen resonando. 
 2015.05.31 – Koln, DEUTSCHLAND 
Fotos: https://goo.gl/0OcXNs 
Info: https://goo.gl/dFq3k0









Muchas gracias a INFOE por esta maravillosa experiencia en Alemania

Mi primera presentación del 2015 en Lima, es de aquellas que más me gustan.
El camino me llevó a un patio de un centro juvenil de rehabilitación social, 
que se convirtió en un bello jardín de flores. 
Allí conocí a más de 70 niñas y adolescentes 
tratadas por diversos motivos ya como mujeres. 

Compartí con ellas mucho más que historias.
Compartimos risas, sustos, emociones, 
silencios, muchas preguntas y algunas respuestas. 
Por más tiempo del programado fuimos más que iguales 
fuimos una pequeña comunidad de palabras. 

Me gustan tanto estas presentaciones.
Siento que es donde más brillan las palabras.
donde mejor me siento con mi oficio de cuentero 
llevando historias donde hace falta que uno escuche más 
que en los escenarios donde se espera ser escuchado. 

Me gustan estos lugares, donde se respiran sonrisas sinceras 
donde el ego desaparece y no se busca una imagen o título con que lo mencionen 
donde me llaman con cariño: profe, hermano, amigo :D 
Espacios lejos de las insanas criticas anónimas de a espaldas, 
y más cerca de los abrazos verdaderos llenos de gratitud. 

En días como hoy siento que mis historias me son más ajenas 
y que les pertenecen por entero a quienes las desean escuchar, 
 y yo, por simple función, les estoy a su servicio. 
En días como hoy solo me queda agradecer con corazón pleno.
Agradecer por tener este oficio de contar ante bellas flores. 

Muchas gracias Yuliana y Manuel, quienes me contactaron para esta noble labor.
Muchas gracias a Meche y los voluntarios de Efeta 
que me cedieron su tiempo para mi oficio 
millones de gracias al jardín de flores del
Centro Juvenil de Diagnóstico y Rehabilitación “Santa Margarita”.

Nos veremos en el camino.
W

San Miguel, Lima, PERÚ / 31.1.2015

P.D. No se permiten fotos, por eso subo una foto encontrada en google

“Desde mi pequeña experiencia, siento que una de las cualidades más importantes de un cuentero es “escuchar” y “escucharse”, un cuentero no solo habla, no solo expresa con pocas o muchas habilidades, un cuentero se comunica, entabla una conversación, construye una serie de vínculos por esencia.” W.

Recientemente me enteré gracias a la difusión que hiciera el 7/1/2015 nuestro querido “Papo cuentacuentos”, de un artículo periodístico en el cual se refería al arte de la cuentería o narración oral en Lima. También leí las reacciones de varios colegas, algunos comentando, otros criticando, otros dictaminando que es y que no es en este arte tan diverso, etc.

Pero vi que este artículo no era anónimo, estaba firmado y con un e-mail muy visible aún para mis cegatones ojos acusqueñados, que por cierto cada vez menos ven pantallas tecnológicas. Al leer el artículo percibí que era el producto de un trabajo, con graves errores desde mi punto de vista y concuerdo en varios de los comentarios ya expresados por mis colegas, pero este artículo es un trabajo que no siento que lleve mala intención, sino que lamentablemente no recurrió a muchas más fuentes de información, para un mejor análisis.

¿Quién no se ha equivocado en un trabajo? Qué levante la mano el que no lo haya hecho, si tu que me lees reconoces que alguna vez te has equivocado, lo demostrarás al “compartir” este post ;) jejeje

Me puse a pensar (frágil oficio)… ¿alguien se ha comunicado con la periodista?, ¿alguien le ha comentado a ella sus opiniones? ¿Alguien le ha preguntado cómo llegó a estas conclusiones?

Antes de comentar con mayor detalle, preferí ir por el camino de la escucha y del vínculo. Además de mandarle un correo electrónico busqué a la periodista por diversas redes. Luego de intercambiar telegráficos mensajes acordamos hablar por teléfono.

La conversación fue breve pero muy sincera, la Srta. Rocio Romero ha podido seguir y leer algunos de los comentarios y reacciones que este artículo ha generado en parte del colectivo de cuenteros de Lima, le pregunté cómo se sentía sobre lo ocurrido y me mencionó que era el primer cuentero que se ponía en contacto con ella, y que además le preguntaba sobre su sentir. Le comenté que estaba de acuerdo con algunos de los comentarios que ella ya ha leído, me mencionó que todo es un proceso de aprendizaje y que cada persona puede tener su punto de vista. Hablamos de poder generar un espacio para que conozca a más cuenteros  incluso de la idea de escribir un nuevo artículo, algo que a ambos nos pareció alegremente interesante.

Y así quedé con la Srta. Rocío Romero, que a mi regreso a Lima nos reuniríamos a conversar, a comentarle lo diverso del movimiento limeño y del peruano. (Ya les comentaré.)

Sobre el artículo.
Ya lo dije, no comparto las conclusiones a las que se llega en el artículo, ni conozco el proceso de trabajo de las entrevistadas. Siento que la periodista no accedió a más fuentes de información que puedan graficar lo diverso y amplio que es el movimiento de cuenteros de Lima y/o del Perú. Lo que se escribió lamentablemente generalizó la experiencia de dos personas como si fuera todo el que hacer de los cuenteros. Por cierto, que por el hecho de que uno no conozca a las dos entrevistadas, no quiere decir que debamos de menospreciar su punto de vista y su experiencia.

Sobre las reacciones.
Me dio mucha alegría ver como comenzaron a surgir diversos comentarios. Que podamos indignarnos y comentar con libertad es realmente sano y alentador. Deseo de corazón que sigamos así, reaccionando ante los problemas o los buenos sucesos que nos competen a todos, que reaccionemos en colectivo nos acerca más a ver que nos une y no que nos separa.

Pero también, no hay que olvidar (más aún los cuenteros) que: las palabras curan, pero también enferman… las palabras crean, destruyen y reconstruyen. No hay que olvidarnos que detrás de este artículo hay alguien que pudo cometer un error y que con insinuaciones como que el artículo es pagado, o enmarcarla como una distorsionadora… es adjudicarle una intencionalidad de la cual no podemos estar seguros hasta averiguar bien.

Caer en el mundo del “suponer” nos puede llevar a darle una intencionalidad negativa a algo que fue un equívoco en el que cualquiera pudo caer. El suponer nos lleva a crear historias que pueden estar alejadas de la realidad y por tal crear muros, distancias, separaciones y hasta bandos.

Y nosotros… ¿qué?
Siento que esto también nos demuestra la necesidad de ordenarnos más, de seguir trabajando y que sea nuestra labor la que hable.

Para que nos reconozcan otros, nos hace falta primero reconocernos entre nosotros. Nos toca ver más lo que nos acerca y no lo que nos separa. Este proceso ¿será lento? Algunas energías tienen que liberarse y muchos sinceramientos tendrán que ocurrir… Así como señalamos lo nos distorsiona, también hay que señalar lo que nos divide.

Por eso siento que esto que ha sucedido es una oportunidad (más) para que nos veamos a través de otros ojos… para que nos veamos con nuestros más sinceros ojos…

Nos vemos en Lima. Saludos muy felices desde mi casita en el Valle cusqueño. :D :D :D

Wayqui.
Cusco, Perú / 15.01.2015

P.D. etiqueto a la mayor parte de colegas y/o interesados en este tema, hay algunos a quienes no puedo etiquetar puesto que no los tengo visibles o en los vínculos del Facebook.

Ah!, si recuerdas y reconoces que alguna vez has cometido un error pues dale a compartir a este post. :D
y… ¿qué piensas de la reunión para conversar? Sería genial poder ir también por este camino, esta es una oportunidad!

Ver algunos comentarios

Es por mi color de piel. Junio, 2014

No sé exactamente que sentir en este preciso instante, hoy fui discriminado por mi color de piel, aquel que me recuerda a mis padres y abuelos, mi pueblo, mi país, mi cultura, las historias que cuento. 

Estoy en Europa, y hoy (22/06) salía de casa a pasear en bicicleta que estaba en frente de la casa donde ahora me hospedan. Mientras quitaba la cadena, una mujer que estaba al otro lado de la calle acompañada de su menor hijo, me clava una mirada fuerte casi de cólera y me dice algo en su idioma lo cual no entendí. Le respondí con un “hallo” y una sonrisa. Yo seguí en lo mío: montar la bicicleta y en eso me dijo varias palabras en un tono agresivo… para mí fue obvio en ese momento lo que pasaba, esta mujer piensa que me estoy robando la bicicleta!. Le volví a saludar en mi “basical english” y a lo que ella en su “basical english” me decía “esa no es tu bicicleta”. Muy calmadamente le digo que es de mi familia, de mis amigos, le menciono los nombres de quienes me hospedan pero su rostro (como su pensar) no cambian en absoluto.

Como no tenía qué buscar que me creyera comencé mi paseo de bici despidiéndome amablemente, con una sonrisa y de manera muy calmada me fui. No me sentí bien por este incidente era obvio que lo que vio esta mujer era mi color de piel que contrasta con la blancura de las pieles de quienes viven en este pueblo alejado de las grandes ciudades. Pero bueno no deje que esto me malograra el día, pero luego esto se puso peor :(.

Como no conozco bien este pueblo primero paseo por el barrio, para acordarme de las calles que tienen nombres bien raros. A los 20 minutos… regresé a la calle donde vivo… y veo un alboroto pequeño de personas, unos 5 adultos y varios niños, y mientras más me acercaba todos me miraban y uno siente que las miradas pesaban. 

Bueno yo fiel a política, voy despacio y saludo a las personas con una sonrisa. Algunos me miraron con sorpresa… otra señora con caminaba con su menor hijo me dice en inglés: ”esa no es tu bicicleta, te la estas robando”. Detuve mi paseo y le dije que "no estoy robando, es bici es de mi amiga, de mi familia" y le dije también el nombre de quienes me hospedan. En ese instante el rostro (menos agresivo) de esta segunda señora cambió, se dio cuenta que sabía de quien hablo. Me acerque y conversamos (mientras unos metros más allá seguía el alboroto causado por la primera señora). 

Le explique de donde venía, que hacía y como le mostré las fotos que tenía en mi cámara donde estoy con mis amigos, con mi familia de acá. Esta segunda señora ya de rostro amable me dice: “yo te creo, pero la Sra. que está allá cree que te has robado la bicicleta y ha llamado a la POLICÍA!!!” 

Yo ya me esperaba algo así, pero llamar a la policía!!!. Lo único que le dije a la amable mujer que me acompañaba rumbo al tumulto pequeño fue que: “todo esto sucede por el color de mi piel, es el único motivo, esto es racismo.” A lo que mi acompañante me respondía con un tímido y avergonzado “si”. 

Cuando ya llegamos al tumulto, mi acompañante les explica a todos que soy amigo, que soy familia de quienes me hospedan, y ya la primera señora estaba hablando por teléfono con quienes me alojan (que habían salido mientras yo preferí quedarme en casa a descansar). Solo cuando la primera señora habló con ellos, recién se calmó, las personas ya me miraba de otra forma. Le pedí amablemente que me pasara el teléfono para hablar con mi "familia". Al final, la primera señora se disculpó muy levemente y se explicaba diciéndome (en su basical english) “que hace un tiempo le habían robado de la puerta de su casa su bicicleta unos extranjeros”. Lo que me indignó más aún y como la veía siempre al lado de sus hijos y pensando en ellos le dije calmadamente pero firme y procurando que también lo tengan claro los vecinos que allí estaban: “Sra. usted me pregunto sobre la bicicleta y yo le respondí, no me fui corriendo le salude y le dije que vivía con mis amigos, pero usted no me creyó, usted no quiso creerme, usted siempre me juzgo por mi color de piel y eso es racismo.” 

Esta señora ya no me miraba con cólera, solo atinaba a bajar la cabeza e irse… yo me fui a seguir bicicleteando… en esos momentos no era el viento el que me daba en la cara sino la de emociones que esto a uno genera, sientes cólera, tristeza, rabia, indignación… uno siente ganas de regresarse inmediatamente al país de uno. Las miradas pesan y recibir tantas miradas cargadas de malas vibras de personas que de seguro son buenas personas en la mayoría de ocasiones, pero que tienen el germen del racismo aún vivo, ese racismo que surge del prejuicio, del suponer cosas que no son. 

Seguía ya sin rumbo en la bicicleta pensé en cómo debería de procesar esto. Yo creo que las emociones son energías que no desparecen, sino que nos atraviesan y siguen su camino y uno puede devolverlas como llegaron, tal vez aumentadas en energías o mejor aún transformarlas y eso depende de lo que uno decida hacer con estas experiencias y las emociones que nos dejan. Así que sentía encima de mi piel todo esta energía de duda, odio, juicio, de racismo y decidí transformarla en experiencia, en vida, en aprendizaje, en anécdota… no voy a ser parte de este círculo de suposiciones a los otros. En este país la sigo pasando maravilloso y los círculos de personas en donde me desenvuelvo son geniales y nada de esto que suceda (sea bueno o malo) tiene que ver con el color de una piel… y ahora a contarlo así :D.

https://www.facebook.com/WayquiPeru