Mi primera presentación del 2015 en Lima, es de aquellas que más me gustan.
El camino me llevó a un patio de un centro juvenil de rehabilitación social, 
que se convirtió en un bello jardín de flores. 
Allí conocí a más de 70 niñas y adolescentes 
tratadas por diversos motivos ya como mujeres. 

Compartí con ellas mucho más que historias.
Compartimos risas, sustos, emociones, 
silencios, muchas preguntas y algunas respuestas. 
Por más tiempo del programado fuimos más que iguales 
fuimos una pequeña comunidad de palabras. 

Me gustan tanto estas presentaciones.
Siento que es donde más brillan las palabras.
donde mejor me siento con mi oficio de cuentero 
llevando historias donde hace falta que uno escuche más 
que en los escenarios donde se espera ser escuchado. 

Me gustan estos lugares, donde se respiran sonrisas sinceras 
donde el ego desaparece y no se busca una imagen o título con que lo mencionen 
donde me llaman con cariño: profe, hermano, amigo :D 
Espacios lejos de las insanas criticas anónimas de a espaldas, 
y más cerca de los abrazos verdaderos llenos de gratitud. 

En días como hoy siento que mis historias me son más ajenas 
y que les pertenecen por entero a quienes las desean escuchar, 
 y yo, por simple función, les estoy a su servicio. 
En días como hoy solo me queda agradecer con corazón pleno.
Agradecer por tener este oficio de contar ante bellas flores. 

Muchas gracias Yuliana y Manuel, quienes me contactaron para esta noble labor.
Muchas gracias a Meche y los voluntarios de Efeta 
que me cedieron su tiempo para mi oficio 
millones de gracias al jardín de flores del
Centro Juvenil de Diagnóstico y Rehabilitación “Santa Margarita”.

Nos veremos en el camino.
W

San Miguel, Lima, PERÚ / 31.1.2015

P.D. No se permiten fotos, por eso subo una foto encontrada en google